Viaje al futuro: la galaxia Ferrari
La Casa de las Américas está de homenaje. El centenario del maestro León Ferrari (Buenos Aires, 1920- 2013), una de las figuras imprescindibles del arte latinoamericano y con una importante representación en los fondos atesorados por la institución, sirvió de acicate para proponer una mirada holística sobre su creación y pensamiento. El Año León Ferrari es, acorde con los tiempos de pandemia y restricción de movimiento que vivimos, un proyecto multifacético, que habitará en el universo digital y (eventualmente) físico/presencial. Como en otros Años Temáticos, el equipo curatorial de la Dirección de Artes Plásticas de la Casa, se entregó a la labor de catalogar, seleccionar, revisitar en fin la vasta obra de este artista cuyos pasos pioneros en diversas técnicas y procederes de avanzada desde los años sesenta y hasta su muerte, muestran su sed de experimentación, al tiempo que visibilizan el amplio espectro de preocupaciones existenciales y políticas que atraviesan su devenir como artista. Dos momentos destacan en la memoria: su primera exposición personal en 1983 en la que presentó obras gráficas, esculturas, heliografías y fotocopias, donadas luego a la Casa; y la muestra que realiza entre los meses de marzo y mayo de 2009 durante la Bienal de La Habana, ambas en la Galería Latinoamericana de la institución. En la primera, Ferrari visitó nuestro país y pudo compartir intensamente con artistas, críticos y público en general; y en la segunda, una de sus nietas (Maitén Elis Zamorano) viajó a La Habana acompañando a la muestra, de la cual tiempo después la Casa recibiría, según expreso deseo del artista, nuevas e importantes piezas para enriquecer el acervo. La variedad de soportes y materiales que empleó este artista van desde el papel y la tinta, a los alambres de acero, o la espuma de poliuretano: del plano a lo tridimensional de ida y vuelta. Sus collages, libros-objeto, esculturas, instalaciones… devienen pues puntos en el espacio emitiendo luz para conformar, finalmente, una galaxia: la galaxia Ferrari. Sean sus obras, en fin, medios para conectarnos, él y nosotros, en la experiencia de un viaje al futuro como posibilidad. Un año para dirimir su papel crítico en la historia del arte regional, su visión de la creación y la vida, parece poco para quien buscaba inventar lenguajes y grafías, quien también acusó (y documentó) el horror, las dudas, la estandarización (y serialización), presente en nuestras sociedades.