¿Casa de las Américas?
Sí, eso.
Las Américas caben en una Casa.
Allí entraron, hace medio siglo, queriendo abrigo, queriendo encuentro, y desde entonces viven allí.
De allí no hay quien las saque.
Por algo será.