Hamlet de los Andes

Versión libre de Hamlet de William Shakespeare
Creación y puesta en escena colectiva del Teatro de los Andes
Elenco: Lucas Achirico, Gonzalo Callejas, Alice Guimarães
Ejecución musical: Helder Rivera
Texto: Diego Aramburo
Dirección: Diego Aramburo y Teatro de los Andes
Asistente de dirección y dramaturgia: Giulia D’Amico
Concepción y realización escenográfica: Gonzalo Callejas
Diseño de iluminación: Gonzalo Callejas y Lucas Achirico
Vestuario: Alice Guimarães, Danuta Zarzyka
Dirección musical: Lucas Achirico
Técnico de sonido: Bernardo Rosado
Producción: Teatro de los Andes
Coordinación general: Giampaolo Nalli

Duración: 80 minutos.
Para público adulto.
Hamlet de Los Andes. La muerte del padre. Una de las pruebas de la vida a la cual cada uno de nosotros es llamado. Pero, ¿qué pasa cuando la muerte no basta para cerrar la relación, cuando uno es perseguido por fantasmas que insisten en no hacer las paces con los que quedan vivos? Nuestro Hamlet es un hombre de hoy que, como el personaje de Shakespeare, ha perdido la comprensión del “sí mismo”. Por su formación escolástica y academicista, Hamlet debería aceptar la muerte de su padre y pasar a lo siguiente, pero la visión del fantasma lo obliga a enfrentarse con otra concepción del universo. Siguiendo la sombra del espíritu, Hamlet consigue atravesar la puerta del desconocido, empezando un viaje que pueda acercarle a sus ancestros y a sus raíces. Descubriendo todo lo que la racionalidad llamaría sueño, fantasía, misterio, superstición o quizá locura, Hamlet espera poder encontrar una respuesta a sus dudas. Vivir, morir, tal vez soñar. Mientras su cerebro viaja en el más allá, el mundo real se agrieta a su alrededor y lo que queda es un vacío que no se logra nombrar. Así la frustración y la pérdida de raíces desatarán en Hamlet una crisis existencial que lo sumergirá en el alcohol.
¿Quién es Hamlet? ¿Soy yo, o eres tú? ¿Es cada uno de nosotros, que nos preguntamos quiénes somos en realidad? ¿Es Hamlet el propio Teatro de los Andes? Ser o no ser, esa es la cuestión. Ser qué, quién, y cómo.
Hamlet de Los Andes presenta el texto shakesperiano como lo perciben los actores que lo ponen en escena. Así las dudas de Hamlet llegan a romper los confines del personaje para cuestionar a los mismos actores en el escenario, abriendo la obra a una lectura metateatral, compartiendo con el público un espectáculo que encarna la paradoja del teatro mismo.
Para este montaje, el Teatro de los Andes invitó al director boliviano: Diego Aramburo, director y fundador de Kiknteatr, en Cochabamba. Aramburo ha sido reconocido en varias ediciones del Premio Nacional de Teatro. Ha dirigido y actuado en Argentina, Brasil, Canadá, los Estados Unidos y Francia y sus textos han sido traducidos y montados en varios países.